PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Página web de la Sección "Prevención de Riesgos Laborales" del Módulo F.O.L.

INFORMACIÓN DE CONTACTO

Contenidos de la sección

Un Programa de Prevención de Riesgos Laborales se define como el conjunto de actividades preventivas en todos y cada uno de los niveles jerárquicos de la organización.

Una vez que se dispone del Servicio de Prevención dentro de las modalidades que pueden o deben adoptarse y efectuada la evaluación inicial de riesgos con su correspondiente plan de acciones, procede como siguiente paso, mantener y mejorar de forma continuada los niveles alcanzados, a través de la elaboración y aplicación de un Programa de Prevención personalizado para cada empresa.

Diferencias

1-. El Plan es más general con objetivos igualmente generales, debe incluir uno o más programas. Los programas son más específicos tienen objetivos medibles y por ende metas que cuantifican su cumplimiento.

2.- El plan integra al programa
El programa es de duración más corta y específica
El plan contempla en su estructura el funcionamiento del programa o programas

3.-Plan es trazar un camino para llegar a un objetivo.
Programa implica el uso del tiempo.
Por tanto primero el plan, luego el programa.

 

Un plan es una descripción de las intenciones amplias y a corto plazo, en cuanto a lo que uno ve que se requiere para ocuparse de un área específica.
Se espera que un plan remedie circunstancias no óptimas en una área o que la expanda o que obstruya o impida una oposición a la expansión.

Un programa es una serie de pasos en secuencia para llevar a cabo un plan.
Para escribir un programa se requiere que haya un plan previo, al menos en la mente de la persona que escriba el programa. Un paso del programa se llama objetivo.

 

– INTEGRAR la prevención de riesgos laborales en todos los niveles jerárquicos de la empresa.

PLANIFICAR la prevención de riesgos laborales, optimizando los recursos.

DESARROLLAR la acción preventiva de forma continuada.

CONTROLAR todos los riesgos derivados de la actividad en las tareas diarias.

MEJORAR las condiciones de Seguridad y Salud de los trabajadores y la protección del medio ambiente.

CUMPLIR con lo estipulado en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, sobre el desarrollo de la acción preventiva en la empresa.

APLICAR las funciones y responsabilidades definidas y asumidas previamente, por parte de todas las personas pertenecientes a una organización, en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

  1. Introducción
  2. Riesgos en el manejo de herramientas y equipos
  3. Riesgos en la manipulación de sistemas e instalaciones
  4. Riesgos en el almacenamiento y transporte de cargas
  5. Riesgos asociados al medio de trabajo (biologicos)
  6. Riesgos derivados de la carga de trabajo
  7. La protección de la seguridad y salud de los trabajadores
  8. Fuentes de contagio por riesgo biológico derivado (Legionelosis)
    • Torres de refrigeración
    • Red de distribución de agua caliente
    • «Aparatos de terapia respiratoria»
    • Condensadores evaporativos
    • Sistemas de riego por aspersión
    • «Humidificadores»
  1. Tipos de accidentes
  2. Evaluación primaria del accidentado
  3. Primeros auxilios
  4. Socorrismo y actuaciones
  5. Situaciones de emergencia
  6. Planes de emergencia y evacuación
  7. Información de apoyo para la actuación de emergencias
  1. La gestión de la prevención de riesgos laborales en un hospital / empresa
  2. Recursos humanos y materiales para el desarrollo de las actividades preventivas.
  3. Organización de las emergencias.
  4. Clasificación de los equipos de protección individual (EPI´s).
  5. Gestión y manipulación de residuos: Residuos biológicos. Residuos radiactivos. Residuos inertes.

Introducción

 

Los riesgos psicosociales y el estrés laboral se encuentran entre los problemas que más dificultades plantean en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo. Afectan de manera notable a la salud de las personas, de las organizaciones y de las economías nacionales.

 

Definición

 

Los riesgos psicosociales se derivan de las deficiencias en el diseño, la organización y la gestión del trabajo, así como de un escaso contexto social del trabajo, y pueden producir resultados psicológicos, físicos y sociales negativos, como el estrés laboral, el agotamiento o la depresión.

 

Algunos ejemplos de condiciones de trabajo que entrañan riesgos psicosociales son:

 

  • cargas de trabajo excesivas;
  • exigencias contradictorias y falta de claridad de las funciones del puesto;
  • falta de participación en la toma de decisiones que afectan al trabajador y falta de influencia en el modo en que se lleva a cabo el trabajo;
  • gestión deficiente de los cambios organizativos, inseguridad en el empleo;
  • comunicación ineficaz, falta de apoyo por parte de la dirección o los compañeros;
  • acoso psicológico y sexual, violencia ejercida por terceros.

 

Al analizar las exigencias del trabajo, es importante no confundir riesgos psicosociales como una carga de trabajo excesiva con situaciones que, aunque estimulantes y a veces desafiantes, ofrecen un entorno de trabajo en el que se respalda al trabajador, que recibe la formación adecuada y está motivado para desempeñar su trabajo lo mejor posible. Un entorno psicosocial favorable fomenta el buen rendimiento y el desarrollo personal, así como el bienestar mental y físico del trabajador.

 

Los trabajadores sienten estrés cuando las exigencias de su trabajo son mayores que su capacidad para hacerles frente. Además de los problemas de salud mental, los trabajadores sometidos a periodos de estrés prolongados pueden desarrollar problemas graves de salud física, como enfermedades cardiovasculares o problemas musculoesqueléticos.

 

Los efectos negativos se traducen en un mal rendimiento global de la empresa, aumento del absentismo, «presentismo» (trabajadores que acuden a trabajar cuando están enfermos pero son incapaces de rendir con eficacia) y unos mayores índices de accidentes y lesiones.

 

Las bajas tienden a ser más prolongadas que las derivadas de otras causas, y el estrés relacionado con el trabajo puede contribuir a un aumento de los índices de jubilación anticipada. Los costes que acarrea a las empresas y a la sociedad son cuantiosos y se han estimado en miles de millones de euros a nivel nacional.

Medidas para la prevención y gestión de los riesgos psicosociales

 

Con la adopción de un enfoque correcto, los riesgos psicosociales y el estrés laboral pueden prevenirse y gestionarse de modo satisfactorio sea cual sea el tamaño o el tipo de empresa. Se pueden abordar de la misma manera lógica y sistemática que otros riesgos para la salud y la seguridad en el lugar de trabajo.

 

La gestión del estrés no es sólo una obligación moral y una buena inversión para los empresarios, sino un imperativo legal establecido en la Directiva Marco 89/391/CEE, respaldado por los acuerdos marco de los interlocutores sociales en relación con el estrés laboral y el acoso y la violencia en el trabajo.

 

Por otra parte, en el Pacto europeo para la salud mental y el bienestar se reconocen las cambiantes demandas y las crecientes presiones que hay en los lugares de trabajo, y se anima a los empresarios a que apliquen medidas adicionales de forma voluntaria para fomentar el bienestar mental.

 

Aunque sobre los empresarios recae la responsabilidad jurídica de garantizar que los riesgos en el lugar de trabajo se evalúen y controlen adecuadamente, es fundamental que los trabajadores también participen. Los trabajadores y sus representantes son quienes mejor comprenden los problemas que pueden producirse en su lugar de trabajo. Su participación garantizará que las medidas adoptadas sean apropiadas y eficaces.

 

Estadísticas y costes relacionados

 

El 20% de las bajas laborales son producidas por riesgos psicosociales. Este tipo de enfermedades le cuesta al Sistema Público alrededor de 300 millones de euros.

 

Consecuencias más frecuentes de los riesgos psicosociales

 

Los riesgos psicosociales pueden incrementar o ser la causa para el origen de los factores de riesgos de enfermedades tales como la tensión arterial, la diabetes, enfermedades cardíacas etc.

 

Según las experiencias  obtenidas en investigaciones  realizadas al respecto, existen  indicadores que ayudan a identificar los riesgos psicosociales, entre los que se pueden citar:

  •    Ausentismo.
  •    Política de promoción laboral.
  •    Política de formación y capacitación.
  •    Cambios en el  funcionamiento interno
  •    Movilidad  de la fuerza de trabajo
  •    Incumplimiento de horarios de trabajo
  •    Bajas por incapacidad temporal.
  •    Bajas por trastornos psicológicos
  •    Patología psicosomática
  •    Cuadros agudos por crisis de ansiedad.
  •    Accidentes  del trabajo, etc

 

Las  consecuencias  de los riesgos psicosociales en el ámbito laboral pueden ser muy diversas y numerosas. Algunas de las consecuencias pueden ser directas (efectos sobre las personas afectadas) e indirectas (efectos sobre  la familia y la organización donde trabaja el afectado).

 

Entre las secuelas más frecuentes a los trabajadores afectados  se encuentran los efectos sobre las personas: depresión, ansiedad, apatía, mal humor, nerviosismo, etc., así como los efectos  en las conductas de las personas que afectan el desenvolvimiento de la actividad laboral que realizan, así como de las actividades y labores  que se realizan en el medio familiar, entre estas se encuentran: el alcoholismo, la drogadicción, el tabaquismo, la inclinación a los accidentes, la conducta agresiva entre otros.

 

Los riesgos psicosociales  pueden incrementar o ser la causa para el origen  de los factores de riesgos de enfermedades tales como la tensión arterial, la diabetes, enfermedades cardíacas etc.

 

En el ambiente laboral  y familiar estos tipos de riesgos afectan  la capacidad de las personas para tomar decisiones acertadas, y lograr los niveles adecuados de concentración en las actividades que realicen, mostrando con frecuencia signos de encierro mental, de omisiones, negligencias y distracciones, accidentes de trabajo , entre otros.

 

Estas consecuencias afectan al trabajador, como sujeto principal  que sufre el daño psicológico, afecta a la familia del trabajador y a las demás relaciones interpersonales del mismo  y a su desempeño laboral; que provoca afectaciones socioeconómicas en la organización.

 

Una de las consecuencias más frecuentes, lamentables y costosas, tanto para los trabajadores y sus familiares como para la organización, son los perjuicios  que producen los accidentes de trabajo. Estos efectos pueden ser disímiles y en caso de los trabajadores van, desde las lesiones (pequeñas ó graves), hasta la muerte.

En el caso de las organizaciones, los efectos pueden traducirse en  pérdidas económicas dadas por los paros en los procesos de producción o  de prestación de servicios, roturas de equipos y/o maquinarias, disminución de la calidad, disminución de la productividad del trabajo, así como otros costos tales como: las  pensiones por invalidez total o parcial, indemnizaciones, etc.,

 

Las organizaciones y trabajadores en situaciones de este tipo asumen costos  por la pérdida de tiempo de trabajo, así como el tiempo perdido por otros trabajadores que interrumpen sus tareas, los costos por pérdida de clientes, etc.

 

La magnitud de los costos y pérdidas producidos por los riesgos psicosociales imponen la necesidad de gestionar adecuadamente los mismos, poniendo en práctica procedimientos que permitan la identificación, evaluación, tratamiento  y control de esta tipología de riesgo. Una de las áreas que más puede influir en el logro de este objetivo, lo constituye el área de la psicología organizacional.

 

Factores frecuentes de riesgo psicosocial

 

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, los factores de riesgo psicosocial son las condiciones presentes en una situación laboral, directamente relacionadas con la organización, el contenido del trabajo y la realización de la tarea, que pueden afectar al bienestar, la salud y el rendimiento de los trabajadores.

 

Entre estos factores se incluye la carga mental como uno de los más importantes factores de riesgo psicosocial asociado a las características de la tarea. Los resultados de la VI Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo, reflejan el aumento de la carga mental como factor de riesgo laboral, ya que el 67% de los trabajadores encuestados manifestó estar sometido a elevadas demandas de tipo cognitivo, y aproximadamente el 20% respondió que siempre o casi siempre tenía que realizar varias tareas al mismo tiempo durante su jornada laboral.

 

Existe, por tanto, una elevada relación entre las exigencias del trabajo (mantener un nivel de atención alto o muy alto, atender a varias tareas al mismo tiempo, realizar tareas complejas, complicadas o difíciles, disponer de informaciones claras y suficientes o trabajar con ordenadores) y la consideración del mismo como intelectual y emocionalmente exigente.

 

Estar expuesto a condiciones de carga mental en el trabajo puede producir importantes problemas de salud en los trabajadores. La consecuencia más directa es el estrés laboral que, mantenido en el tiempo, puede dar lugar a problemas cardiovasculares, trastornos musculoesqueléticos, depresión, abuso de sustancias, trastornos psiquiátricos leves, burnout y baja autopercepción de la salud.

 

Desde el punto de vista organizacional, la carga mental está relacionada con menores niveles de rendimiento, absentismo, accidentabilidad y una mayor propensión a abandonar la organización.

 

En determinados puestos de trabajo, la sobrecarga de trabajo puede originar en los trabajadores sentimientos de ansiedad y estrés que se manifiestan en forma de agotamiento tanto físico como psicológico. En estas condiciones, la carga mental puede ocasionar dos tipos de absentismo. Uno, de menor duración y gravedad, que se deriva de la necesidad de «escapar» del trabajo, siguiendo una estrategia de evitación de la situación desagradable, y buscando un tiempo para descansar y reponerse de la tensión ocasionada por el trabajo estresante.

 

Se confirman, por tanto, los resultados proporcionados por la Agencia Europea del estudio para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que relacionan los problemas de salud y los accidentes laborales con la carga mental, de manera que los trabajadores que se enfrentan a condiciones inadecuadas perciben su trabajo como un importante factor de riesgo para su salud y su seguridad.

 

Los resultados del estudio ponen de manifiesto la importancia de establecer las medidas de evaluación y prevención adecuadas en cuanto al diseño de los puestos de trabajo, de manera que se eviten sufrimientos innecesarios a los trabajadores. Es crucial que en las empresas, ya sean públicas o privadas, se introduzcan programas de promoción de la salud de los trabajadores y de prevención de riesgos laborales que tengan en cuenta la carga mental.

 

Enlaces de interés

 

Guía de prevención de riesgos psicosociales

 

Riesgos sociales y estres en el trabajo

 

Consecuencias frecuentes de los riesgos psicosociales

 

Carga mental como riesgo psicosocial

 

Noticias jurídicas – Riesgos psicosociales

  1. Guía de actuación para la prevención de riesgos laborales frente a agentes biológicos peligrosos altamente transmisibles en centros sanitarios.
  2. Guía para la prevención de riesgos biológicos en el mantenimiento y manipulación de equipos en electromedicina.
  3. Exposición a agentes biológicos. La gestión de equipos de protección individual en centros sanitarios.
  4. Precauciones para el control de las infecciones en centros sanitarios

A efectos de lo dispuesto en el  Real Decreto 664/1997, los agentes biológicos se clasifican, en función del riesgo de infección, en cuatro grupos:

Agente biológico del grupo 1: aquél que resulta poco probable que cause una enfermedad en el hombre

Agente biológico del grupo 2: aquél que puede causar una enfermedad en el hombre y puede suponer un peligro para los trabajadores, siendo poco probable que se propague a la  colectividad y existiendo generalmente profilaxis o tratamiento eficaz

Agente biológico del grupo 3: aquél que puede causar una enfermedad grave en el hombre y presenta un serio peligro para los trabajadores, con riesgo de que se propague a la colectividad y  existiendo generalmente una profilaxis o tratamiento eficaz

Agente biológico del grupo 4: aquél que causando una enfermedad grave en el hombre supone un serio peligro para los trabajadores, con muchas probabilidades de que se propague a la colectividad y sin que exista generalmente una profilaxis o un tratamiento eficaz.

Video Sección (P.R.L.)

Plan P.R.L. Hospitalario (LA FE)

Equipo encargado de la elaboración de Contenidos sobre Prevención de Riesgos Laborales en Electromedicina.

Alberto Chust Climent

Ing.Tec. Teleco & Tec. Sup. Electromedicina

Alberto Sandoval Pérez

Técnico Superior en Electrónica y Electricidad Técnico Superior en Imagen y Sonido Técnico Superior en Electromedicina Clínica

Jesús Ortega Campos

Técnico Superior Automatización y Robótica Industrial | Técnico Superior Electromedicina

Julia Pérez Cebrián

Pilar Zabala Abril

G. Sup. Electromedicina Clínica